UN HIJO SE SENTÓ JUNTO A SU MADRE Y LE DIJO
-MADRE, HAY ALGO MUY IMPORTANTE QUE QUIERO CONTARTE.
LA MADRE LE MIRÓ A LOS OJOS Y SONRÍO DICIENDO.
– QUE ME IRÁS A CONTAR QUE YO NO SEPA.
-ES MUY IMPORTANTE, MADRE. TÚ ERES LO QUE MAS QUIERO EN ESTA VIDA. LO HAS SIDO TODO DESDE MI NACIMIENTO, PUES MI PADRE MURIÓ ANTES DE YO NACER Y HAS SIDO MI GUÍA Y MI APOYO Y DEBO SER SINCERO CONTIGO. DEBO DECIRTE COMO SIENTO, COMO VEO LAS COSAS, ME SIENTO A VECES PERDIDO AL NO DEJARTE SABER MIS SENTIMIENTOS Y ME DUELE ENORMEMENTE EL OCULTARTE COSAS.
LA SEÑORA, TOMÓ LA MANO DEL JOVEN, LA ACARICIÓ CON UN AMOR QUE LE BROTABA DE CADA PORO , PASÓ SU MANO POR LA MEJILLA DEL HIJO Y HABLÓ
– SI TÚ DESEAS DECIRME ALGO QUE TE AGOBIA, ACÁ ESTOY, ADELANTE, TE ESCUCHO.
EL JOVEN TOMÓ ALIENTO, BAJÓ LA MIRADA Y CON TEMBLOR EN SU VOZ COMENZÓ A DECIR.
– MI VIDA HA SIDO UN CICLO DE ENSEÑANZAS Y TÚ HAS SIDO UN GRAN PILAR. DESDE MI ADOLESCENCIA, COMENCÉ A SENTIR COSAS Y PENSAR DIFERENTE A LOS DEMÁS CHICOS DE MI GRUPO. NO ENCAJABA EN SUS GUSTOS, NO ENTENDÍA SUS BROMAS. ME SENTÍA FUERA DE AMBIENTE POR COMPLETO.
LUEGO ME FUI AL EXTRANJERO A TERMINAR MI CARRERA Y SUFRÍ MUCHO, TU AUSENCIA Y LA INCOMPRENSIÓN QUE ENCONTRÉ EN MUCHAS PERSONAS QUE LLEGARON A MI VIDA.
AL VOLVER ME SENTÍ DE NUEVO A TU AMPARO, TÚ SEGUÍAS AMÁNDOME, QUERIÉNDOME. MAS AL PASAR EL TIEMPO ME DI CUENTA DE QUE MI VERDAD NO ERAN LO QUE LOS DEMÁS PENSABAN O SENTÍAN, MI VERDAD ERA MÍA Y SI YO NO LA RECONOCÍA, NUNCA PODRÍA LLEGAR A SER QUIEN SOY. ME COSTÓ MUCHO, SUFRÍ EN SILENCIO LO QUE TOMABA COMO UN CASTIGO. EN ALGÚN MOMENTO HASTA LLEGUÉ A PENSAR QUITARME LA VIDA…
-HIJO, NO…
– NO TE PREOCUPES MADRE, YA NADA DE ESO ESTÁ EN MI MENTE, YA SE QUIEN SOY Y SE LO QUE DESEO Y ESTOY ACÁ PARA QUE TÚ TAMBIEN LO SEPAS Y ME DIGAS LO QUE PIENSAS.
SE MIRARON NUEVAMENTE, AMBOS TENÍAN LÁGRIMAS EN LOS OJOS, HABLARON MIL COSAS SIN VOLVER A DECIR PALABRA, HASTA QUE ÉL VOLVIÓ A DECIR.
– YO YA SE QUE SOY HOMOSEXUAL. DENTRO DE MIS GRANDES LUCHAS CONMIGO MISMO, CONOCÍ UN COMPAÑERO EN LA UNIVERSIDAD, QUE ME AYUDÓ MUCHO Y POCO A POCO FUE NACIENDO ENTRE NOSOTROS ALGO MAS QUE AMISTAD, FUE NACIENDO EL AMOR.
EL JOVEN CALLA Y MIRA A SU MADRE. LA SEÑORA NADA RESPONDE Y LAS MANOS DE ÉL COMIENZAN A TEMBLAR.
– ESA PERSONA ME HA MOSTRADO EL RESPETO QUE DEBEMOS TENERNOS A NOSOTROS MISMOS COMO SERES HUMANOS Y EL CARIÑO QUE NOS DEBEMOS PROFESAR, PRIMERO PARA CON NOSOTROS Y LUEGO CON NUESTROS SEMEJANTES. ME HA ENSEÑADO EL VALOR QUE CADA SER HUMANO TIENE COMO TAL Y EL VALOR QUE CADA UNO DE NOSOTROS POSEE.
MADRE, YO AMO A ESE HOMBRE Y EL ME AMA A MI.
YA LAS LÁGRIMAS CORRIAN LIBREMENTE DE SUS OJOS Y LEVANTÓ LOS OJOS Y MIRÓ A SU MADRE DE FRENTE.
ELLA SE MANTENÍA CALLADA CON LA VISTA EN SU HIJO. ENTRECERRÓ LOS OJOS, TOMÓ ALIENTO Y DIJO.
– UNA MADRE SIEMPRE SABE TODO DE SU HIJO. SIEMPRE SOSPECHÉ QUE ERAS DIFERENTE A LOS DEMÁS, Y ESO NO TE HACÍA MALO, NI BUENO, SOLAMENTE TE HACÍA DIFERENTE Y ESA DIFERENCIA NO TE QUITABA LA ESENCIA DE QUIEN HABÍAS SIDO HASTA ESE INSTANTE EN QUE ME DI CUENTA, NO. SEGUÍAS SIENDO ESE HIJO MARAVILLOSO,
CON TREMENDAS CUALIDADES, QUE YO SIEMPRE TRATÉ DE SEMBRAR EN TI Y QUE VEÍA QUE LAS SEMILLAS HABÍAN GERMINADO.
YO SABÍA TODO HIJO, PERO TAMBIÉN SABÍA QUE TÚ MANTENÍAS UNA DURA LUCHA CON TU YO Y NO DEBÍA DECIR NADA AL RESPECTO.
SOLO DEBO DECIRTE ALGO, ERES EL MEJOR REGALO QUE LA VIDA ME HA DADO, NO ERES DIFERENTE A LOS DEMÁS, NO, PARA NADA, PERO ERES ESPECIAL Y ESO LO DEBÍAN SABER TODAS LAS MADRES Y PADRES QUE TIENEN UN HIJO COMO TÚ Y LO DESPRECIAN Y LO TIRAN A LA CALLE.
ESTÁN DESPRECIANDO Y TIRANDO A LA CALLE UN REGALO DE DIOS.
TE AMO HIJO Y QUIEN SEA CAPAZ DE AMARTE, TAMBIÉN SERÁ MI HIJO.
AMBOS SE PUSIERON DE PIE Y SE FUNDIERON EN UN ABRAZO INFINITO
AUTOR
Jorge Luis Seco