Mis queridos amigos y amigas.
Todos los días de nuestra vida son especiales, todos tienen el valor de la vida que es algo maravilloso, pero algunos marcan eventos especiales en nuestras vidas y nos hacen recordar momentos, a veces agradables, a veces no tan agradables.
Hoy para mí es un día especial, no como la canción que canta Rafael, si no que es un día especial porque hoy día de las Brujas, cumplo 36 años de haber llegado a este país, lugar donde volví a respirar la libertad que en mi país durante los años vividos bajo la dictadura de los Castros, no respiré.
Hoy doy nuevamente las gracias a la vida por permitirme vivir una etapa diferente en mí. Una etapa donde he crecido como ser humano, donde he logrado metas, hecho realidad sueños,he logrado fantásticas amistades, y andar mi camino, con la cabeza en alto, mirando al sol sin temor.
En estos 36 años en este país, he ido acumulando experiencias, de esas que te ayudan a ser mejor en tu andar y eso me satisface, pues creo que es mucho más fácil ser bueno, que no serlo. He ido aprendiendo que el día a día forma tu existir y te da las oportunidades, que tal vez aprovechas o no, pero ellas están ahí en tu camino.
He acumulado años, canas, ciertas arrugas y algunos achaques, pero me siento bien en todo y sobre todo me siento alegre de estar vivo, de poder compartir con ustedes todo lo que he aprendiendo.
Extraño a mi país, eso es como un sueño que siempre me persigue. Extraño a los que han partido y no regresarán, extraño a los que hace tiempo no veo, pero a todos, a todos, los llevo conmigo siempre, eso es algo que nunca cambiará en mi sentir.
Extraño a mi madre, una mujer maravillosa y buena amiga, a mi abuela Yeyé que fue mi confidente y mi maestra de la vida, materia donde ella poseía varios diplomas, ganados a fuerza de golpes, de pasar trabajos y de aprender constantemente.
En fin es día de Brujas, Halloween y debo estar contento, feliz y lo estoy, pues vivo donde deseo vivir, comparto mi vida una persona maravillosa, con personas muy especiales que me llenan en todos los sentidos y porque estoy vivo y haciendo cosas que me gustan, que más se puede pedir.
Solamente deseo decir que estoy satisfecho con la vida que me ha tocado vivir y que pienso seguir dando lo mejor de mí, viviendo el día a día y siendo feliz al lado de todos los que me quieren.
Gracias USA por haberme recibido un 31 de octubre de 1979, gracias por darme las oportunidades que me has dado y gracias por hacerme sentir hijo de esta nación, sin dejar de ser cubano.
Mil gracias.
Jorge Luis Seco