Pide.
Si pides las estrellas, pensaría en dártelas, no creo que lo haría
pues un cielo sin estrellas, la oscuridad sería la dueña absoluta.
Si quieres que te baje la luna, tampoco eso haría,
es un acto imposible y si lo fuera, jamás te la daría
no dejaría a los poetas sin su musa adorada,
ni al mar sin su raya plateada, ni al camino semi oscuro de noche.
No pidas imposibles si en verdad me ama,
pide que sea tuyo y lo seré al instante, tuyo en cuerpo y alma.
No pidas esos sueños que narran en los cuentos, pídeme realidades.
Que te acompañe siempre en el andar de la vida,
que sea tu compañero, tu amante y tu amigo.
Cuando se ama de verás no se piden esas cosas,
éstas solas aparecen en el camino, andando.
Es la vida misma que se encarga de ello,
es el andar del tiempo quien nos pone parejos.
Nos engarza, nos une y nos hace uno solo.
Cuando se ama de verás es la cosa suprema,
tu cabeza no actúa, pues se piensa a penas
Las cosas se suceden sin que tú te des cuenta.
Hay alegría, hay penas, es así el amor,
una carga de todo, donde también hay dolor.
Pero sí un día a tu vida tocará el amor,
ábrete a la esperanza, lánzate sin temor.
De tu jardín florido ofrece lo mejor.
No dejes que se vaya, no le digas que no,
pues el amor encierra sentimiento y pasión.
Un alma que no ha amado ni un día de su vida,
no diga que ha vivido, pues no dirá la verdad.
Pobres de aquellos que el amor no les ha tocado
El amor es la vida, lo demás. falsa ilusión.
Autor.
Jorge Luis Seco